miércoles, 31 de octubre de 2007

Lengua modelo y modelo de lengua en el aula de ELE

Mª Ángeles García
Universitat de Barcelona
Taller, Sábado por la mañana, 15/12

Es tarea imposible para un profesor llevar al aula todas las variedades dialectales, sociolectales y estilísticas del español. ¡Ni siquiera es humanamente posible conocerlas todas! Se hace, pues, necesario recurrir a un modelo de lengua con que orientar los procesos de enseñanza-aprendizaje y satisfacer las necesidades comunicativas de los estudiantes: este modelo de lengua va a convertirse en una lengua modelo, ideal, ejemplar; en el punto de referencia del estudiante.

El primer modelo de lengua lo ofrecemos nosotros mismos en el aula con nuestros usos lingüísticos; pero, ¿hasta qué punto, como profesores, somos conscientes de nuestras características dialectales y sociolectales? ¿Hasta dónde llega nuestro conocimiento de las variedades del español y de los modelos ejemplares de lengua que aportamos al aula? ¿Reflexionamos sobre los modelos de lengua que ofrecen los manuales que seleccionamos para nuestros cursos?

Por otro lado, los manuales, gramáticas y diccionarios usados en las aulas de ELE han ofrecido un modelo de lengua tradicionalmente basado en la prescripción académica, especialmente en la presentación de contenidos gramaticales. Con todo, el enfoque comunicativo lleva a algunos manuales a anteponer el uso real a la regla académica cuando existe una falta de sintonía entre la norma preceptiva y el uso. Otros manuales sacralizan la regla académica. ¿Qué postura debemos, entonces, adoptar los profesores? ¿Debemos enseñar a acentuar las mayúsculas si en el uso no siempre se acentúan? ¿Hay que enseñar a acentuar currículum? ¿Hay que enseñar a pronunciar evacua o evacúa? ¿Hay que ir por agua o ir a por agua? ¿Vamos a llevar a nuestros estudiantes a comer croissants, croissanes, croisanes, cruasanes, cruasanes? ¿Hemos imprimido o hemos impreso hoy un par de e-mails? Son cuestiones que serán tratadas en el taller, y de las que podríamos empezar a reflexionar en este blog (¿blog? ¿blog?), al que tal vez en un aula (¿y fuera del aula?) deberíamos llamar bitácora.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi primera duda es: ¿tengo que saber todas las variedades del español? ¿Qué pasa si mi alumno se va a ir a EEUU y yo estoy dando clases en Holanda y soy sevillana?

Mi segunda pregunta sería: ¿dónde puedo encontrar información sobre las nuevas normas de la Academia?

María Dubitativa dijo...

Yo también me he preguntado a veces si en mis clases los alumnos perciben mi acento catalán, pero siempre llego a la conclusión de que a todos se nos nota nuestra variedad igual que le pasa a cualquier usuario de una lengua. No creo que eso sea un problema en sí mismo, si intentamos adecuarnos a la variedad estándar (aunque definir el estándar también puede ser un problema).
La cuestión a la que yo espero encontrar respuesta es la de cómo interpretar algunas de las informaciones que nos proporciona el Panhispánico. Desde que salió se ha convertido en mi libro de cabecera, pero a veces acabo peleándome con él. Para mí, encontrar la solución a las dudas a veces es complicado e interpretarlas de forma correcta, más.
Espero que nos ayudes.

Mª Ángeles dijo...

Hola, anónimo, y hola, María: Planteáis dudas, inquietudes, que me gustaría trabajar con todos los participantes en el taller. Quisiera, por ejemplo, poner en común las respuestas que nosotros, como profesores de español, tenemos a preguntas como las que formula anónimo. Seguro que también te preguntas qué harías si, con tu condición de andaluza, dieras clases en Toledo (España), por ejemplo: ¿te sentirías empujada a ocultar tu seseo? ¿hasta qué punto podrías dejar de sesear? Por otro lado, teniendo en cuenta las necesidades comunicativas de tu alumno que se desplaza a EE.UU., ¿qué hacemos sabiendo que en EE.UU. hay unos cuarenta millones de hablantes de español... de procedencias muy diversas: cubanos, me¿j/x?icanos, portorriqueños, argentinos, etc.?
¿La Academia dice algo al respecto? Creo que es interesante leer los prólogos de la Ortografía, del Diccionario o del Panhispánico, lo que con frecuencia olvidamos. En estos textos, María, hallamos algunas respuestas a nuestras dudas de consulta y de uso lingüístico. Eso sí, a veces la Academia se contradice, o lo que dice "no nos suena bien", o nos deja a medias...

Isabel dijo...

Hola, todo lo que dices está muy bien y la verdad es que estoy deseando ir a tu taller. Me asusta un poco la palabra Academia, a veces, tengo la impresión, de que está desfasada, de que no responde a mis preguntas o, como tú dices, se contradice ¿Qué hacer en esos casos?

Mercè Minguella dijo...

Y ¿qué decir de las variedades latinoamericanas? Yo doy clases en Holanda también (como "la sevillana anónima")y tengo estudiantes de niveles avanzados que vienen de pasar algunos meses o incluso un par de años en Latinoamérica. A veces (como española que soy) no entiendo lo que dicen. Primero me asustaba, pero ahora les pregunto, me intereso, les hace un montón de gracia que no sepa esas palabras (y yo me las apunto). ¿Quién dice que los profesores no aprendemos de los estudiantes?

Anónimo dijo...

Me gustaría añadir una pregunta que muchas veces me hacen mis estudiantes y que he visto en algunos libros o artículos: ¿qué es el español estandar? ¿existe? ¿quién lo habla?

Mª Ángeles García dijo...

Hola, anónimo:
Justamente en el taller la lengua estándar va a tener un espacio importante, ligada a los conceptos de lengua culta, y a los calificativos de "correcto", "preferido", "aconsejado", "desaconsejado".

Otra vez tenemos que toparnos para ello con la Asociación de Academias de la Lengua y su norma panhispánica. Y esa lengua "que todos empleamos, o aspiramos a emplear, cuando sentimos la necesidad de expresarnos con corrección; la lengua que se enseña en las escuelas (y ¿en las aulas de E/LE?); la que (...) utilizamos en público o emplean los medios de comunicación"...: ¿esa lengua guía los modelos de lengua que aportamos al aula E/LE? ¿Los manuales recogen esa lengua estándar?
Por otro lado, me gustaría también saber si vosotros presentáis como incorrecto y, por tanto, censuráis usos como: "Me duele er deo"; o bien si nunca aportáis estas muestras de lengua al aula E/ELE. En la misma línea, ¿qué le diríais a un alumno si os preguntara si puede decirle a un amigo español: "M'he escapao a comprar un poco de pescao"? ¿Y qué reponderíais a preguntas como: "¿Debo decir VEN PA'CA o VEN PARA ACÁ?"?

Mª Ángeles García dijo...

¿Creéis realmente que la Academia está desfasada? ¿Conocéis las nuevas propuestas estas nuevas propuestas simplifican, por ejemplo, la ortografía?