miércoles, 31 de octubre de 2007

El teatro en el aula y la interacción oral

David García Ramos
Universidad Antonio de Nebrija (Madrid)
Taller, Sábado por la mañana, 15/12

Desde un breve y cuádruple marco teórico, la didáctica de la literatura, la dramaturgia, la teoría de géneros y el análisis de la conversación, el taller mostrará las posibilidades que ofrece la aplicación del teatro al aula de E/LE. Se trata de un recurso didáctico de primer orden, que actúa simultáneamente sobre el componente afectivo y relacional, sobre la creatividad del alumno (y por qué no, también del profesor), sobre la integración de la cultura, la proxémica, y la pragmática.

Frente al aparente riesgo que supone la incorporación de un género generalmente asumido en las programaciones como literario, se propone y prueba su funcionamiento en el aula de E/LE. El armazón semiótico de que se reviste el acto escénico provee al profesorado de un gran número de herramientas y recursos con una pequeña inversión de tiempo y material.

Por último, y en concreto, se busca el desarrollo de la interacción oral de muy diferentes maneras, cada una ajustada al nivel que nos interesa: desde las lecturas dramatizadas, donde vamos a trabajar fundamentalmente valores fonológicos, hasta la creación por parte de los alumnos de breves escenas en las que tratarán de reflejar el diálogo en lengua española. Todo ello bien gestionado aporta al aula una frescura y un plus de motivación muy deseables.

¿Y cómo responde el alumno? Reproduciendo los estereotipos de lo que oye fuera del aula, a través de un mecanismo doble: la escritura, que siempre exagera tratando de desambiguar, y el rasgo distintivo (el taco, el coloquialismo, incluso los temas más tópicos: la comida, la música, etc.). Esta situación, el llegar al estereotipo, es el mejor (y único) punto de partida para poder empezar a construir el componente intercultural.

¿Cómo responde el alumno? Sobre todo responde con mucha alegría, venciendo su timidez y entregándose a la nueva lengua sin pensárselo dos veces. El aparente utopismo de este tipo de propuestas no debería ser excusa para caer en el uso sistemático de técnicas de enseñanza fáciles para el profesor, estandarizadas, repetitivas y poco arriesgadas.

6 comentarios:

EÑE QUE EÑE dijo...

Enfoque: Pragmático, lúdico y organizado. ¡Me encanta! Esta si que no me la pierdo!

Como ya he dicho en un comentario anterior, mis alumn@s lo que quieren es comunicarse, y tal y como plantea Emilia Conejo, los estudiantes no son "tabulas rasas"; de modo que este planteamiento es uno de mis puntos de partida, y tal y como dice Emilia Quintana; (Emilia con tu permiso): yo también tengo alma de profe-payasa.

Un saludo. Espero poder participar en este taller.

Por cierto, es la primera vez que participo, es necesario apuntarse antes del día 14 a los talleres que nos interesen, o se organizan de forma aleatoria? Gracias.

Tom dijo...

No se puede apuntar de antemano, Eñe, a no ser que se cambie el formato este año...

Emilio Conejo dijo...

Eñe que eñe, le daré saludos a Emilia Quintana de tu parte.

Emilia dijo...

Hola, eñe:

El último comentario es una broma. No lo he escrito yo. Es que nos has confundido a mí (Emilia Conejo) y a Emilio Quintana. Pero no pasa nada, te entendemos. :-))¡Hasta el viernes!

Emilio Quintana dijo...

Hola, eñe

pues sí, Emilia me ha pillado, yo es que soy de Granada, así que espero que se me entienda la "malafollá" :-)

Oye, lo de la "tabula rasa" no lo digo yo, lo dice Steven Pinker, cuyo libro "The Blank Slate" (La tabla rasa) te recomiendo vivamente, si aún no lo has leído. Es uno de esos libros que te abren a nuevas formas de pensar las cosas.

Un saludo y nos vemos...

David dijo...

Hola Chico y a:

Me alegra ver que mi blog sirve al menos para que os encontréis viejos amigos confundidos.

Tengo ganas de vernos el viernes, y me sumo a la recomendación de Emilio a Emilia... las tablas rasas son necesarias a veces...

Y que vivan los profes-payasos, donde quiera que estén y sean lo que sea lo que quiera decir eso de profe-payaso (es decir, ¿hay profes que no sean payasos frustrados, o payasos que no nos enseñan constantemente...?)

David